dimarts, 15 de novembre de 2011

Educación con recortes

Sistema educativo. Que la crisis obligará a ajustarse el cinturón es algo que muchos ciudadanos asumen, aunque esperan que la enseñanza pública no salga muy mal parada por el tijeretazo presupuestario, ya que, para ellos, la educación es "un derecho básico".

LAURA GARSANDO VALENCIA La Conselleria de Educación, Formación y Empleo es la segunda cartera que mayor partida presupuestaria recibe en la Comunitat Valenciana (abarca un 33%), por lo que es otro gran pilar del Estado del Bienestar que, hoy por hoy, la crisis económica ha colocado en el punto de mira.
Por lo general, los ciudadanos se muestra bastante satisfechos con la calidad del sistema de enseñanza pública: "Aporta muchas facilidades a los alumnos y, además, los profesores son muy buenos", manifiesta Eva Andreu, secretaria del Centro Específico de Enseñanza a Distancia (CEED) de Valencia. "Yo no valoro mal el sistema educativo, aunque también reconozco que siempre se puede mejorar", confiesa Mariví, profesora de este mismo centro.
Pilar es una estudiante del CEED, que ha encontrado un modelo educativo que se adapta a sus necesidades. Este centro, dirigido a mayores de 18 años, ofrece formación para bachillerato y acceso a ciclos formativos y a estudios universitarios, entre otros. "Se agradece este sistema, porque muchas personas no podemos permitirnos pagar una academia privada", afirma encantada.
Pero otro asunto distinto es la gestión que ha hecho la Generalitat de la Educación en la Comunitat. Por ejemplo, las subvenciones a centros privados, algo que muchos ciudadanos no aprueban. "Se está desviando dinero público a centros privados para subvencionar el bachillerato y hay muchos institutos públicos con clases vacías", cuenta Mariví. De hecho, "después de las elecciones se pactarán más centros concertados", opina Vanesa, quien es miembro del sindicato CC OO.
Julián vive en Valencia, pero cursó la educación primaria en su ciudad natal, Albacete, y destaca que "existen muchas diferencias" entre ambos modelos porque "en Castilla la Mancha se contemplan más programas sociales de ayuda para aquellos alumnos que tienen deficiencias para seguir el proceso de aprendizaje". Además, "allí es impensable tener alumnos en barracones", dice incrédulo.

La irrupción del modelo trilingüe
La propuesta estrella del exconseller de Educación, Alejandro Font de Mora, que contempla un modelo educativo con una docencia equitativa en castellano, valenciano e inglés, fue una cuestión que levantó polémicas entre los agentes educativos. Aunque todavía está en el aire, los ciudadanos también opinan sobre ella.
Entre el profesorado abunda la creencia de que "será muy difícil de implantar, ya que ni siquiera los niveles de castellano y valenciano son buenos", explica Mariví. Los estudiantes, por su parte, se muestran ilusionados por aprender más inglés, aunque son partidarios de una implantación progresiva del modelo. "Ahora no tenemos suficiente nivel para seguir clases en inglés de repente", afirma Raúl. Por tanto, "sólo tendría sentido si se empieza desde la infancia", matiza Pilar.

El efecto de la tijera
En tiempos de crisis, la receta más famosa entre los representantes políticos es la de "ajustarse el cinturón". En efecto, algunas CCAA como Madrid ya han notado el efecto de la tijera en el sector educativo. Algo que, según prevén los ciudadanos, ocurrirá también en la C. Valenciana. "La educación pública ha sufrido recortes, ya se nota mucho", aseguran Raúl y Cristina, estudiantes del IES Misericordia. "Cada año somos más en clase porque ahora ya no existe la diversificación, e incluso hay alumnos sin pupitre. Esta situación perjudica tanto a alumnos como a profesores", denuncian. Eva también habla de recortes en el CEED: "se ha reducido la plantilla de profesores, y hay asignaturas que ya no se dan porque están sin docencia", dice. De hecho, según los presupuestos de 2012 el gasto en personal docente ha caído un 3,22%.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada